miércoles 05 de agosto del 2020

Diseño Web Pyndoo

Está en: Municipios / Arrecife / Framboyanes y jacarandás de Lanzarote se llenan de color ajenos al coronavirus

Framboyanes y jacarandás de Lanzarote se llenan de color ajenos al coronavirus

Las calles de Arrecife han empezado a llenarse de color confirmando que el invierno es un periodo ya olvidado definitivamente.

De entre el escaso ejército de árboles y generadores de sombra de Arrecife destacan tres árboles en la entrada de Arrecife desde Playa Honda, una manzana antes de la nueva ubicación de Correos. Dos enormes framboyanes escudan a un árbol de jacarandá (jacaranda o tarco para los amigos).

El árbol de jacarandá, subtropical y sudamericano en sus orígenes, ya hace varias semanas que vacilaba osadamente con sus cargadas ramas de flores violetas dignas de mandatarios del Vaticano a los framboyanes, aún descansando del invierno.

Esa lluvia de flores violetas del árbol de jacarandá, típicas de postales bonaerenses y que tiñe el suelo terroso arrecifeño que le sustenta, aparte de odiar al frío, dicen los especialistas, es un gran aliado contra la contaminación (un buen ejemplar puede llegar a contrarrestar el CO2 de hasta diez vehículos por día).

Si escarbamos aún más en su nombre nos encontramos con que jácara es un romance alegre, música para cantar o bailar, una especie de danza, y que jacarando es alguien guapo, baladrón o jácaro. Nada más cerca de la verdad.

Pero la buena noticia es que la combinación de colores llegará en breve. Los dos framboyanes empiezan a despertar de su letargo. Un pequeño grupo de flores rojas estilo cardenal destacan en su copa entre el verde primaveral.

Los framboyanes, también llamados delonix regia o framboyán de Madagascar, árbol de la familia de las fabáceas que destaca por sus flores y por su follaje verde brillante, están en Arrecife como en el paraíso.

Otras calles de la capital conejera se han anticipado en su floración pero el porte de estos les hace dignos de acaparar miradas y objetivos durante los próximos meses. Y las primeras flores de los framboyanes ya están ahí, han salido a celebrar la vida en su ciclo eterno, ajenas a la COVID-19,  solo pendientes de que los numerosos paseadores de perros nos les sigan dejando sus heces incívicas y de enseñar su mejor porte a todo aquel que los quiera mirar.

QUOTETHISARTICLEONYOURSITE

CREATELINKTOWARDSTHISARTICLE



PREVIEWQUOTE


Noticias de Lanzarote agradece su atención