sábado 26 de septiembre del 2020

Diseño Web Pyndoo

Está en: Opinión / Artículos de Opinión / La desinformación de Ana Oramas sobre el petróleo por Manuel Fernández

La desinformación de Ana Oramas sobre el petróleo por Manuel Fernández

El pasado 26 de mayo Doña Ana Oramas, hizo una serie de consideraciones y de interpretaciones sobre la reciente Directiva Europea relativa a la extracción de hidrocarburos, para llegar a la conclusión de que “Las prisas en la autorización de las prospecciones,  se deben a la intención del Gobierno del Estado de beneficiar a Repsol, para que no tenga que acogerse a las disposiciones de dicha Directiva”.

Ana Oramas se explaya en consideraciones que en nada se ajustan a la realidad de los hechos con el fin de desprestigiar a cuántos defendemos los hidrocarburos como una oportunidad económica y laboral para Canarias. El no diferenciar las labores de prospección (investigación), de las de extracción (explotación), la conducen a los errores conceptuales.

En primer lugar, la autorización de las prospecciones, que solo pretenden averiguar si en la zona afectada a 61 km de las costas canarias, hay petróleo o gas en cantidad suficiente y calidad aceptable, sin riesgo alguno porque no hay extracción, fueron autorizadas en el 2002, siendo paralizadas por el Gobierno del PSOE en el 2004 por un defecto de forma en la tramitación del informe de impacto ambiental.

Gobierno del PSOE presidido por el señor Rodríguez Zapatero que sí autorizó en 2009 prospecciones en la costa levantina, en Baleares y en la costa de Cádiz, y desbloqueó el expediente de prospecciones en aguas españolas a más de 60 kilómetros de la costa de Canarias. Y fue el Gobierno del PP quien en 2011 autorizó las prospecciones, pues España se quedaba rezagada con consecuencias económicas evidentes ante la avalancha de autorizaciones en la misma zona del Reino de Marruecos. 

Referente a la Directiva Europea recientemente aprobada, se recoge el 80% de las prácticas que actualmente usa Repsol en las extracciones, no prospecciones, en Noruega, el país más avanzado del mundo en los sistemas medioambientales y de seguridad en la extracción de hidrocarburos, con más de 40 años de actividad en toda la costa de Noruega sin ningún percance.

En la elaboración de la Directiva Europea, figura Repsol como  una de las compañías más importantes en el asesoramiento de los sistemas de prevención y medidas medioambientales en las extracciones derivadas del petróleo offshore.

La Directiva Europea afecta y es de obligado cumplimiento para todas las autorizaciones de extracción de hidrocarburos que se den a partir de ahora y establece  un plazo de 5 años para la adaptación de las ya autorizadas.

En España no hay ninguna autorización nueva de extracción de hidrocarburos, y las posibles que se puedan adjudicar a Repsol en aguas de la zona económica exclusiva del Estado, se podrían producir no antes de 3 o 4 años, una vez que se evalúen los resultados de las prospecciones, en lo referente a la cantidad y calidad que pueda haber en el subsuelo a 60 km de las costas canarias.

La Directiva Europea obliga a todos los Estados Miembros desde el momento de su aprobación, aunque no haya sido traspuesta en la legislación específica española al respecto.

Quién no está obligado a aplicar la Directiva Europea es el Reino de Marruecos que, por cierto, tiene concedidas unas 80 autorizaciones de prospección y extracción offshore, en una superficie de más de 80.000 Km2, en la misma zona de influencia donde España sólo ha autorizado prospecciones, no extracción, de 2 pozos, en una superficie acotada total de unos 6.000 Km2. ¿Y esa enorme cantidad de autorizaciones marroquíes sin Directiva Comunitaria no podrían afectar a Canarias?

Desde hace 40 años en el mundo existen unos 800 pozos de extracción de hidrocarburos offshore, en zonas de alta sensibilidad turística como pueden ser, California, Emiratos, Brasil, Uruguay, Venezuela; todo el mar del Norte, costa de Tarragona o norte de España, y el único incidente real, ha sido el de México, por el uso indebido de una válvula de retención, que no es el caso de ningún otro lugar.

“Los riesgos de accidentes graves en alta mar relacionadas con el petróleo o gas son significativos”, que usted cita, se refieren fundamentalmente a los producidos por los barcos, que eso,  si supone un riesgo real en Canarias, donde circulan más de 3.000 barcos con petróleo al año.

Por último, quiero confesar a Ana Oramas que el único temor que tengo respecto a la afección de nuestra industria turística es que España no aproveche esta posible riqueza del petróleo, que bien podría permitir al Reino de Marruecos un desarrollo estructural, moderno y espectacular de su oferta de turismo, similar al desarrollados por Emiratos Árabes, que entraría en competencia directa con la oferta turística de Canarias.

En la confianza de que la señora Oramas reflexione, le animó vivamente a informarse, máxime cuando las autorizaciones en curso están sometidas a información pública, al cual tiene acceso cualquier ciudadano español, incluso la única diputada de Coalición Canaria en Cortes.

 

Manuel Fernández

Diputado y Portavoz parlamentario de Industria y Energía del Partido Popular de Canarias.

 

 

QUOTETHISARTICLEONYOURSITE

CREATELINKTOWARDSTHISARTICLE



PREVIEWQUOTE


Noticias de Lanzarote agradece su atención

Comentarios  

 
#1 Yeray 01-06-2013 02:48
Existe un detalle que usted pasa por alto señor Fernández y que a mi parecer es clave: El beneficio para Canarias es mínimo comparado con el que obtendrá Repsol.

Esto es así no porque Repsol sea la compañía que ejecuta la extracción, si no porque Canarias tiene mucho que perder. Las inevitables fugas producidas en una extracción "sin incidentes" por no hablar de la posibilidad de que un incidente ocurriera, son suficientes para darse cuenta de que es un mal negocio para Canarias.

Le animo a informarse de las nefastas consecuencias de la extracción de crudo en el ecosistema en el que se ha realizado.
El agua que consumimos, el turismo que nos da de comer y la biodiversidad que nos rodea son nuestra supervivencia, ¿que negocio que ponga en riesgo nuestra vida merece la pena?

Saludos
Citar