jueves 29 de octubre del 2020

Diseño Web Pyndoo

Está en: Opinión / Artículos de Opinión / Carmelo Artiles por Enrique Pérez Parrilla

Carmelo Artiles por Enrique Pérez Parrilla

En mi anterior articulo “La gente corriente” prometí que iría hablando de personas, para mí importantes, que he conocido y que ya habían fallecido. Nada me hacía prever que Carmelo Artiles Bolaños sería el primero que entraría en mi galería de hombres ilustres. Debe decir que me produce un gran desasosiego el haberme enterado por los medios de su muerte, pero sobre todo no conocer de las circunstancias que lo mantenían en coma desde hacía más de una semana. La verdad es que yo particularmente soy un desastre y no cultivo como debiera la amistad y las relaciones; lo que hace que luego además de la tristeza por la muerte de un amigo me embargue cierto complejo de culpabilidad por lo que debí hacer y ya no puedo remediar.

Conocí a Carmelo en la época en la que luchábamos por consolidar la democracia, después de la muerte del dictador. Mis contactos más directos con él comenzaron cuando como abogado laboralista acudía a Lanzarote para asesorar a los compañeros de UGT. Recuerdo incluso, que a veces, cuando hacía noche en Arrecife se quedaba en un sofá de la sede de UGT. Pocos años mas viejo que yo me impresionó desde el primer momento su cultura y formación (a parte de sus estudios eclesiásticos era sociólogo y doctor en derecho). De una humilde familia del sur de Gran Canaria, como muchos jóvenes sin medios, entró en el seminario de Tafira donde inició su formación académica; dicen que pasar por el seminario imprime carácter y en su caso creo que así fue, entre risas y veras siempre le achacábamos a su paso por el mismo, su cierta tendencia a no definirse claramente sobre determinados asuntos. Para mí significó un ejemplo de superación personal. En una época en la que el acceso a los estudios superiores sólo se daba entre personas más o menos privilegiadas; recuerdo que lo admiraba con sana envidia (¿de socialista de salón?), pues me parecía un modelo de emancipación de la clase trabajadora por la que siempre luchó y a la que nunca renunció.

Su bonhomía, coherencia personal y proximidad en el trato hicieron que durante muchos años (seguramente los más brillantes del PSOE en Gran Canaria) fuera referente fundamental del socialismo en Canarias. Secretario general del partido, presidente del Cabildo, senador y diputado nacional. En el año 2000 se retira de la política.

Coincidimos durante muchos años en tareas de gobierno de instituciones y del partido socialista; al retirarnos de la primera línea política perdimos el contacto cotidiano, pero como ocurre cuando se han vivido muchas cosas en común siempre guardé hacia él, el cariño y el respeto que era inevitable tenerle.

Persona muy seria, formal y trabajadora sentía mucha simpatía por Segundo Rodríguez con quien quedaba siempre que podía; seguramente porque el vitalismo de Segundo contrastaba con su timidez y recato.

Se fue el domingo 20, desde el discreto olvido de su función universitaria, aceptando su retiro de la política; con cicatrices de luchas externas e internas, pero siempre con su gran corazón de socialista.

Todos los socialistas de verdad hemos perdido un compañero entrañable y ejemplar, Canarias un gran político. A su esposa e hijos, en estos momentos dolorosos, que les sirva de consuelo saber que muchos compartimos con ellos la certeza de haber conocido a una persona excepcional a la que echaremos de menos.

 

 

Publicado en enriqueperezparrilla.blogspot.com

QUOTETHISARTICLEONYOURSITE

CREATELINKTOWARDSTHISARTICLE



PREVIEWQUOTE


Noticias de Lanzarote agradece su atención