domingo 18 de noviembre del 2018

Diseño Web Pyndoo

Está en: Sociedad / Sociedad / No se fíen del humo de tabaco de tercera mano

No se fíen del humo de tabaco de tercera mano

A pesar de décadas de prohibiciones y restricciones para fumar en interiores, una nueva investigación de la Universidad de Drexel, en Filadelfia, Pensilvania, Estados Unidos, sugiere que las toxinas que hemos tratado de evitar continúan abriéndose paso en el aire. 

Los hallazgos de un grupo de ingenieros ambientales muestran que el humo de tercera mano, el residuo químico del humo del cigarrillo que se adhiere a cualquier cosa y a cualquier persona en las cercanías de una nube de humo, puede abrirse paso y circular por edificios donde nadie fuma.

 

   El estudio, publicado recientemente en la revista 'Science Advances', aclara aún más nuestra comprensión de cómo de penetrantes pueden ser los productos químicos tóxicos del humo del cigarrillo, incluso en un ambiente interior "libre de humo". Su hallazgo central --que los productos químicos de humo de tercera mano pueden volver a entrar en el interior y adherirse a las partículas de aerosol-- significa que las personas probablemente estén expuestas a más de estos químicos dañinos de lo que se pensaba antes.

 

   "Mientras que muchas áreas públicas tienen restricciones para el hábito de fumar, incluyendo la distancia desde las puertas, edificios para no fumadores e incluso prohibiciones totales de fumar en el campus para algunas universidades, estas limitaciones de fumar a menudo solo sirven para proteger a las poblaciones que no fuman de la exposición al humo de segunda mano --explica el coautor de la investigación, Michael Waring, profesor asociado en la Facultad de Ingeniería de Drexel--. Este estudio muestra que el humo de tercera mano, que nos estamos dando cuenta de que puede ser tan perjudicial para la salud como el humo de segunda mano, es mucho más difícil de evitar".

 

   Un químico atmosférico en Drexel, Peter DeCarlo, se asoció con Waring, cuya investigación se centra en la calidad del aire interior, en este trabajo financiado por la 'National Science Foundation' que reveló la nueva vía de exposición al humo de tercera mano.

 

   "Las partículas de aerosol son partículas omnipresentes suspendidas en el aire; provienen de una variedad de fuentes y se sabe que son perjudiciales para la salud --detalla DeCarlo--. El hecho de que el humo de tercera mano pueda adherirse a ellos, como lo haría con la ropa o los muebles de un fumador, significa que los químicos potencialmente tóxicos asociados con el humo de terceros se encuentran en lugares que no hubiéramos esperado".

 

  La estudiante de doctorado que trabaja con DeCarlo, Anita Avery, estaba estudiando el transporte de partículas desde el exterior al interior mediante la monitorización de estas partículas dentro de un aula desocupada y no fumadora. La composición de estas partículas, medida por un espectrómetro de masas de aerosol en el transcurso de varias semanas, proporcionó una visión detallada de las diferencias químicas entre las partículas exteriores e interiores en el aire.

 

   Lo que encontraron fue revelador. "En un aula vacía, donde no se permitía fumar en ningún momento, descubrimos que el 29 por ciento de toda la masa de aerosol para interiores contenía especies químicas de humo de tercera mano. Esto obviamente fue bastante sorprendente y planteó muchas preguntas acerca de cómo humo de tercera mano podría persistir en una habitación ventilada para no fumadores", dice Avery.

 

   Para investigar la causa de este hallazgo sorprendente, Avery y DeCarlo simularon alguna exposición al humo de tercera mano en el laboratorio. Primero, bombearon humo de cigarrillo en un recipiente Pyrex, lo que permitió que se depositaran los productos químicos del humo. Luego, bombearon cualquier humo residual del recipiente antes de extraer aire exterior a través de él para eliminar el humo de segunda mano.

 

   Después de un día, el aire filtrado del aire libre circuló a través del contenedor y los investigadores midieron la composición química de las partículas de aerosol adquiridas a lo largo del camino y las compararon con el aire exterior que no había pasado a través del recipiente. Encontraron un 13 por ciento de aumento en las especies químicas de humo de tercera mano en el aire que pasaba por el contenedor Pyrex, lo que significaba que, aunque parecía que el humo se había eliminado, todavía existía un residuo químico y encontró una forma de adherirse pasando a partículas de aerosol.

 

   "Esto significa que nuestro descubrimiento no fue exclusivo de esa clase, de hecho, es un fenómeno bastante generalizado --afirma DeCarlo--. Lo que realmente descubrimos fue una nueva vía de exposición para el humo de tercera mano a través de partículas de aerosol, que son ubicuas en el ambiente interior". Al profundizar en los mecanismos que permiten que el humo de tercera mano se adhiera a los aerosoles, DeCarlo, Avery y Waring comenzaron a comprender cómo entraron y volvieron a las partículas en el aire.

 

   Investigaciones previas sobre productos químicos del humo de tercera mano han demostrado que a medida que salen de la forma de gas, pueden instalarse en casi cualquier lugar. Pueden adherirse a la ropa y los muebles, a la piel o al cabello, incluso sobre una superficie estéril, como el recipiente de Pyrex, como descubrieron los investigadores de Drexel.

 

   Pero pueden concentrarse en partículas cuando los productos químicos están en forma de gas y están expuestos a aerosoles ácidos y líquidos, lo que significa que pueden ser transportados involuntariamente a ambientes libres de humo, al acecho de condiciones que les permitan volver a la transición a un gas y adjuntarse a los aerosoles. Esta combinación de condiciones es bastante común en el interior.

 

   El estudio sugiere que los químicos de humo de tercera mano en superficies interiores pueden regresar a la fase gaseosa cuando están expuestos a productos químicos como el amoniaco, que es común en los edificios ya que se emite cuando las personas respiran y se encuentran en baños.

 

   ¿Y los aerosoles acuosos que necesitan para el transporte? "En el verano, el aire caliente con cantidades variables de contenido de agua se introduce en el edificio, se mezcla con aire recirculado y se acondiciona a temperaturas más frías --escriben--. Este proceso lleva a una absorción significativa de agua por partículas de aerosoles. Esta presencia continua de agua de aerosol en el verano permite que los productos químicos de humo de tercera mano dividirse en la fase de aerosol".

 

  De hecho, el ambiente interior de los edificios con calefacción, ventilación y aire acondicionado (HVAC) puede ser la confluencia precisa de los factores necesarios para diseminar estas sustancias químicas tóxicas. "El sistema HVAC no solo sirve para acondicionar los aerosoles a estados húmedos o secos, sino también para mover el aire a través de una zona de construcción. Los sistemas HVAC recirculan y dispersan el aire por las múltiples habitaciones de la zona que cuenta con el sistema", escriben.

 

   "Por esta razón, una habitación ubicada cerca de un área para fumadores con penetración de humo o una habitación ocupada por un fumador puede exponer efectivamente a los otros ocupantes a los que presta servicio el mismo sistema HVAC al humo de tercera mano, incluso si no comparten espacio directamente", añaden.

 

   Los investigadores observan que la persistencia de los productos químicos en el ambiente interior también está vinculada a la cantidad de superficie en una habitación o edificio en particular. Esto se debe a que el humo de tercera mano que no se inhala puede depositarse en cualquier lugar (mostradores, paredes, muebles e, incluso, incrustarse en la alfombra) y luego regresar al aire cuando las condiciones son las adecuadas.

 

 

Agencias-Redacción

QUOTETHISARTICLEONYOURSITE

CREATELINKTOWARDSTHISARTICLE



PREVIEWQUOTE


Noticias de Lanzarote agradece su atención