miércoles 28 de septiembre del 2022

Diseño Web Pyndoo

Está en: Sociedad / Sociedad / A vueltas con el turismo, cuestiones sobre su pasado, presente y futuro

A vueltas con el turismo, cuestiones sobre su pasado, presente y futuro

Las Islas necesitarían un territorio cuyo tamaño sea 10 veces superior al actual si se desea mantener el ritmo actual de crecimiento. Ese es el territorio que hace falta para producir los recursos necesarios y gestionar los residuos que salgan del consumo. La cifra se ha duplicado en las últimas dos décadas, ya que en los años 90 eran 5 los archipiélagos necesarios para cubrir las necesidades de la población de las Islas.

Esta es una de las conclusiones de la segunda jornada del Foro Parlamento y Sociedad, que reunió en la cámara autonómica a cuatro expertos en la materia. El debate celebrado este jueves analizaba el “presente y futuro del binomio territorio - población”.

El presidente de la Asociación Canaria de Derecho Urbanístico, Juan José Santana, explicó que “habría que multiplicar las islas por diez para soportar este ritmo de crecimiento”. De esta manera, el Archipiélago deja corto el dato que se acaba de conocer sobre que la población española necesitaría a día de hoy 3 españas para satisfacer la demanda de recursos.

En una línea similar se explicó el decano del Colegio de Arquitectos de Canarias, Víctor Hernández, que recordó durante su intervención los límites del territorio insular y calificó como “escalofriantes” los niveles de densidad actuales. “Somos siete islas limitadas por el mar, lo que impide plantear una estrategia de territorio continuo”, recordó.

Como propuesta para la mejora de la situación actual, el decano de los arquitectos avanzó que, “para que una comunidad se desarrolle adecuadamente, se debe incorporar la diversidad en su planeamiento”. En ese sentido también se expresó el catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad Carlos III de Madrid, Luciano Parejo, quien explicó que “la base de toda política territorial tiene que ser una concepción del uso adecuado de los recursos territoriales básicos: suelo, agua, energía y residuos”.

La normativa urbanística fue otro de los asuntos criticados por los participantes en este debate. Así, Víctor Hernández incidió en que “Canarias ha pasado de apenas tener normativas al final de la dictadura a sufrir una inflación normativa”.

No obstante, para Parejo, las actuales leyes urbanísticas de las Islas no son el problema, sino que la desventaja está en que el actual sistema “es vicario del sistema jurídico que se montó en España en 1956”. Así, “las instituciones y las técnicas de las que se sirven son las mismas de entonces”.

El último de los participantes en el debate fue el adjunto a la dirección de Gestur Tenerife, Miguel Becerra, a quien le parece “muy buena” la actual normativa urbanística. El que fuera portavoz del Gobierno de Canarias en la etapa de Adán Martín considera que “Canarias necesita una regulación territorial específica por encima de todo territorio”.

Respecto a la normativa, una de las mayores críticas llegó por parte de Juan José Santana, que habló de que las Directrices de Ordenación de Canarias provocaron un efecto perverso sobre el territorio. Aunque es una idea que se ha expresado en muchos foros, el presidente de la Asociación Canaria de Derecho Urbanístico insistió en que muchos se lanzaron a construir cuando vieron la posibilidad de perder edificabilidad por las Directrices, que pretendían ralentizar el crecimiento.

Por su parte, Miguel Becerra replicó que “hay una serie de cuestiones que no se tomaban en cuenta en la Ley de Directrices”, lo cual pudo provocar su problema. En Canarias, explicó el adjunto a la dirección de Gestur Tenerife, “carecemos de algo fundamental: una cultura y un sistema ágil de resolver los conflictos”. Además, desechó la idea y la norma impuesta de hacer planes generales para todos los municipios. Como ejemplo recordó que Barcelona “sigue teniendo en vigor el mismo del año 1976”.

Parejo planteó que el Archipiélago debe decidirse entre tener más turismo o que éste sea de más calidad. Parejo aseguró que “Canarias debe decantarse por la explotación cuantitativa o cualitativa”. El debate celebrado este jueves analizaba el “presente y futuro del binomio territorio - población”. En ese sentido, explicó que “la política territorial tiene que tener un modelo claro en cuanto al desarrollo turístico”.

En ese sentido, el experto en urbanismo comentó que, pese a que “Canarias es una de las Comunidades Autónomas con un marco jurídico más avanzado, tiene la desventaja que es vicario del sistema jurídico que se montó en España en 1956”.

Así, “las instituciones y las técnicas de las que se sirven son las mismas de entonces”. Por ello, criticó, “el marco jurídico es incapaz de regular el territorio”. Para hacer una correcta aplicación de esas políticas urbanísticas avanzadas, haría falta “solucionar el problema de que la legislación canaria sigue lastrada por el conjunto institucional surgido en 1956”.

Luciano Parejo apostó por una gestión integral del territorio. En esa línea, explicó que “el gobierno del territorio no se puede producir de manera adecuada si no se piensa en la gestión total y se tiene en cuenta el desarrollo sostenible”.

Para el experto, “la base de toda política territorial tiene que ser una concepción del uso adecuado de los recursos territoriales básicos: suelo, agua, energía y residuos”. Además, en muchos casos “el territorio litoral no se comprende como tierra firme”. El catedrático propuso “hacer una ordenación integrada del territorio que comprenda también el mar próximo”.

Además, citando a la crisis pero sin circunscribir su propuesta a ésta, planteó de cara al futuro, “ir a la compactación, especialmente de los servicios públicos”. Según explicó Parejo, “hay que agrupar a la población en núcleos accesibles en servicios”.

En la misma línea temática están las palabras del catedrático de Economía de la Universidad de La Laguna (ULL), José Ángel Rodríguez, quien explicó en su conferencia Magistral "La Nueva Insurgencia Económica de la Éstica Territorial" que ha impartido esta mañana en la segunda jornada del XIV Congreso Iberoamericano de Urbanismo que se celebra en el Auditorio de Tenerife, que necesariamente el nuevo modelo de explotación turística pasa por hacer "despertar el interés del turista por las singularidades del territorio, para así sacarlo de los complejos hoteleros, porque estas infraestructuras están creadas para que el visitante no tenga la necesidad de salir al exterior, ya que ofertan toda clase de servicios”.

Rodríguez explicó que "el territorio debe despertar el interés del turista que allí se enroca, para ello tiene que tener un buen urbanismo, seguridad, lugares de ocio y deportivos, entre otras singularidades". Añadió en un comunicado que hay crear “un nuevo bucle” para reformular las ventajas comparativas de los destinos, que en este caso están en las características orográfica de las Islas. “Se debe recrear el territorio, el urbanismo, desde una óptica estética y cualitativa”, apuntó.

Respecto a las cuestiones estéticas que debe tener un determinado territorio, se refirió a tres puntos principales y de vital importancia. Así, desde su perspectiva, se debe abordar el cálculo económico del desarrollo urbanístico, pero sin descuidar la funcionalidad de la obra y que esté bien hecha. Sobre esto último puntualizó que el desarrollo debe ser "bonito y bueno", y resaltó que "se debe huir de una de las cosas más nefastas que pueden ocurrir en urbanismo, que es la copia o clonación a bajo coste". Por eso defendió "la inspiración y la emulación, cosas que en la actualidad escasean".

Rodríguez concluyó que “para que un territorio sea atractivo, debe ser llamativo, poseer instituciones que faciliten que así sea y colaboren a tal fin, y tener infraestructuras que ayuden a la accesibilidad, un buen desarrollo urbanístico, zonas verdes e instalaciones deportivas”.


Agencias-ACN

 

QUOTETHISARTICLEONYOURSITE

CREATELINKTOWARDSTHISARTICLE



PREVIEWQUOTE


Noticias de Lanzarote agradece su atención