jueves 24 de junio del 2021

Diseño Web Pyndoo

Está en: Cultura / Cine / George Clooney, madurez y oda a la vida en “Cielo de medianoche”

George Clooney, madurez y oda a la vida en “Cielo de medianoche”

Al desasosiego que nos acompaña durante los últimos meses, ya demasiados, heredado del coronavirus, llega a nuestras vidas “Cielo de medianoche” en la plataforma Netflix.

A destacar varias cosas. Sin haber leído crítica alguna de la cinta, da gusto ver como el último gran galán de Hollywood da el paso en pantalla de guaperas a hombre en la rampa de salida de la vida. Rozando las seis décadas de vida, barba blanca descuidada y enfermedad mortal tiznada de soledad erróneamente escogida. Ese instante de la vida en la que te arrepientes de ciertas cosas, es el caso de haber perdido el amor de una pareja y una hija por el trabajo.

Dicen en algunos medios que esta película de Clooney la ha visto “todo el mundo”. Supera la media habitual de los últimos tiempos, eso es indudable. Lo que en algún momento nos puede parecer un fallito de guion creo que se corresponde, plenamente, con la sensación que Clooney quiere transmitir.

Al paisaje pintado por el director, le acompaña fielmente la música de Alexandre Desplat, al que pronto lo escucharemos en la nueva versión de Pinocho de Guillermo Del Toro, conocido por “El discurso del rey”, “Argo” o “El curioso caso de Benjamin Button”.

La partitura del franco-griego casa bien con ese desasosiego, de la vida que termina, la del personaje de Clooney y la del planeta que habita, junto con la soledad de la pareja que, quizás, habite un nuevo mundo con su semilla ya en camino. Y te queda bailando tristemente en la retina la idea de la muerte de nuestro planeta y la última frase de la película: “estamos solos”. Lo mismo que hemos pensado en algún momento en estos últimos meses.

Y aprovecho este último párrafo para hacer un “crossover” con otro de los éxitos de estas navidades, “Soul” de Pixar. Ambas, en el fondo, inciden en lo mismo, en algo que debemos llevar tatuado en nuestra piel y en nuestras almas gracias a nuestros clásicos y que seguirá vigente falte lo que falte para que el planeta se marchite definitivamente, aquello de “carpe diem” y “memento mori”. Como esa luz del sol que acaricia paulatinamente la cara congelada de Clooney y le salva la vida. Pues eso, sean felices, siempre, sigan disfrutando del mundo mágico del cine y expriman la vida porque, como bien decía Andrés Montes y así lo equiparo merecidamente con los clásicos, la vida puede ser maravillosa.

QUOTETHISARTICLEONYOURSITE

CREATELINKTOWARDSTHISARTICLE



PREVIEWQUOTE


Noticias de Lanzarote agradece su atención