miércoles 28 de septiembre del 2022

Diseño Web Pyndoo

Está en: Opinión / Artículos de Opinión / El mar canario por Rafael Muñoz Abad

El mar canario por Rafael Muñoz Abad

¿Qué es eso del mar canario, que el presidente autonómico le ha reclamado como moneda de pago a este gobierno, que se vende al mejor postor?. Quiero suponer[que es mucho] que el señor Paulino Rivero y este gobierno que tenemos, conoce la definición que da la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar, que establece el Mar Territorial bajo un límite de 12 millas, medidas desde la línea de base determinada para tales efectos; tal convención también habla de la Zona Contigua del estado ribereño [España] donde tiene vigor su legislación, fiscalidad, y política de aduanas. Zona que no excederá de las 24 millas tomadas desde las líneas de base a partir de las cuales se mide la anchura del anteriormente citado mar territorial. Finalmente hago referencia a la Zona Económica Exclusiva, como un área allende del Mar Territorial hasta las 200 millas náuticas igualmente medidas desde las líneas de base, desde las que se toma el Mar Territorial. Esa zona permite al estado ribereño ejercer la explotación de recursos pesqueros, naturales, y la conservación del medio.

Igualmente, puede ejecutar el derecho directo de soberanía para la explotación, conservación del subsuelo, y el lecho marino; además de unos derechos de jurisdicción aplicables en el área sobre la que ejerce su soberanía. Las Islas Canarias como parte del Reino de España “sólo” tienen las 12 millas de aguas jurisdiccionales que así dicta la legislación internacional. Canarias no es un estado soberano, y mucho menos un estado archipielágico por mucho que la bancada nacionalista patalee, o huela la sangre de la herida del Gobierno de España, aprovechándose para sacar tajada en forma de ese esperpento que llaman mar canario [que me niego a escribir con mayúsculas], que sólo existe en la quijotesca mente de aquellos que pretenden, u obvian que es aun más grave, saltarse la legislación internacional a las primeras de cambio. Después de la Conferencia de Ginebra de 1958, se planteo la necesidad de ajustar el estatus de las aguas que rodean a los estados archipielágicos. Así el 10 de diciembre de 1982, se define como un estado constituido exclusivamente por uno, o varios archipiélagos, caso de Fidji, Irlanda, Malta, o Chipre. En tal caso, la soberanía nacional es extensible a las aguas encerradas por las famosas líneas de base con ciertas limitaciones, en distancias superiores a las 100 millas. Con tal definición, queda claro que canarias no es un estado archipielágico. Cosa que si es Cabo Verde, una nación soberana compuesta exclusivamente por islas; quizás el ejemplo más claro para comparar nuestro estatus. Evidentemente España tampoco es un estado archipielágico, por lo que sólo nos queda la solución intermedia entre estado continental y archipielágico, que es un estado mixto. En otras palabras, España reúne territorio continental, e insular o de ultramar. En resumen, hablar de condición jurídica de las aguas archipelágicas, del espacio aéreo, y del lecho marino para Canarias, no tiene fundamento alguno más allá de los límites de la legislación nacional, y de las divagaciones populistas para engordar las urnas que vienen. Las aguas que separan las islas son en su mayoría internacionales. Entre Tenerife y Las Palmas, se superan las 12 millas de aguas jurisdiccionales medidas en ambos casos desde la costa de las dos islas. Para ser más preciso, el dispositivo de separación del tráfico marítimo entre ambas costas, está en aguas internacionales; siendo así reconocido por la OMI [Organización Marítima Internacional], y por el propio estado español, que no ejerce control sobre él más allá de lo que dicta Zona Marítima Especialmente Sensible. Entre ambas islas no existe por lo tanto la figura del Derecho de Paso Inocente, que en el ámbito de la legislación marítima internacional, significa que los buques en tránsito pueden navegar por un mar territorial, siempre que se trate de un paso rápido, y sin detenerse. Los buques que cruzan los dos dispositivos de tráfico entre Tenerife y Gran Canaria, o entre Gran Canaria y Fuerteventura, lo hacen en condición de transito, ya que navegan en aguas internacionales. ¿Si fuesen aguas territoriales, por qué la OMI no ha considerado la instalación de un centro de control de tráfico?, ¿Si hay una legislación internacional al respecto?; ¿si está claro que Canarias no es un estado soberano, más que a muchos les pese, si no parte de otro?; ¿cómo vamos, y bajo que fundamentos de derecho, se va a tomar en propiedad aguas que pertenecen a la comunidad internacional, y contravenir el mare liberum?; ¿cómo se va a quebrantar la Convención del Mar?. Preguntas son estas, que antes de tomar una chalupa, y con un megáfono en mano haciendo un ridículo mayúsculo, clamando el mar guanche a los cuatro vientos, tal vez debían ser respondidas por la clase política. Género que deja mucho que desear; caso de la señora Oramas, y sus perversas y manipuladoras declaraciones en una emisora nacional; en la que justificaba el saltarse la legislación internacional, con unos comentarios que demuestran el grado de ignorancia galopante que tiene respecto al tema; hablando de los buques que navegan entre las islas, como sujetos a sufrir un accidente o un vertido. Señora Oramas, los accidentes marítimos poco tienen que ver con el mar territorial, o las aguas internacionales. Suceden por un amplio abanico de cuestiones que a usted se le escapan. Así que no escude la intención de saltarse la legislación internacional [que supongo conocerá] con el pretexto populista del mar canario, ni de argumentar que la seguridad de la navegación mejorará. A tales efectos le informo que ya desde el 1 de enero del año 2006, existe un sistema de reporte para buques potencialmente peligrosos; y con el desconocimiento de confundir el transito con el derecho de paso inocente, ¿pretende usted imponer un paso inocente en aguas internacionales?. Eso simplemente es violar la legislación internacional. ¿Qué han firmado en Madrid, y como lo van a comunicar a la comunidad internacional?. ¿Saben a qué me recuerda esto, a la prepotente firma del Tratado de Tordesillas?[en versión rancia]; repartirse el mar, sin tener en cuenta el resto de las naciones. En su desconocimiento, y en su manipulación, la señora Oramas hablaba del Reino Unido y sus aguas. Pues para no extenderme, le informo que los territorios de ultramar británicos, tienen un estatus de territorialidad de ultramar; cosa que el archipiélago canario no tiene; por lo que la legislación a aplicar es muy diferente a la situación de los estados archipielágicos. ¿Con que pretexto moral se piden aguas internacionales como mar territorial, cuando España no reconoce ni aguas jurisdiccionales a Gibraltar?. No recurra a Baleares, que ya de antemano le aclaro que se trata de un archipiélago de estado. Así que déjense de marrullerías jurídicas. Si quiere llamar mar canario a las aguas interinsulares, hágalo, pero no pretenda incorporar un espacio internacional a las aguas territoriales. Creo más apremiante llegar a un acuerdo con Marruecos, para de una vez fijar la mediana que delimite los intereses españoles y marroquíes entre las islas más orientales, y la costa del Sáhara. Y es que la gran verdad que se trata de ocultar, es que esta situación de indefinición de la mediana, sólo beneficia al Reino de Marruecos, que ese sí que es un estado ribereño, y según la legislación también podría argumentar sus millas de zona económica exclusiva; colisionando frontalmente con los intereses del archipiélago. Este artículo tendrá una continuación, que ya les presento bajo la denominación de origen, de “Los hijastros de la Unión Europea”.


QUOTETHISARTICLEONYOURSITE

CREATELINKTOWARDSTHISARTICLE



PREVIEWQUOTE


Noticias de Lanzarote agradece su atención